miércoles, 8 de diciembre de 2010

Ocurrencias



I
Se me ocurre que puedo amarte
que te amo quizás,
que hoy te amo y te amé ayer
que te amé en otra vida
en la dimensión del silencio y la caricia

Se me ocurre que la vida es corta para tanto desengaño,
que podría olvidarte y comenzar cada instante una historia,
una nueva historia, una buena historia…
amar al que me ceda camino
olvidar al que me recuerda y sin embargo no camina


II
Ya no me llenan los besos de tu boca,
ya no el paseo dulce de tu lengua por mis labios,
ya no la frescura de tu aliento sobre mi rostro…
todavía espero la palabra, una sola,
un sentido que me demuestre que aún vives, que piensas
que me amas y me sientes,
que me reflexionas y cuestionas
y que no sólo me deseas

Ya no me alimentan tus caricias,
el roce salvaje de tus dedos en mi pecho,
ya no la lectura silenciosa de tus uñas entre mis piernas…

Es la hora de la espera,
y espero el abrazo que me proteja,
que me dé compañía en el tiempo de mi soledad
la mano que antes amante, me dé calor


III
He descubierto tantas cosas en mi vida…
descubrí que la lluvia de campo no es como la citadina.
Una cae apasionada sobre la hierba, sin tregua en la caricia;
la otra desciende furiosa y de prisa.

Descubrí que la primera es dulce
y metálica la segunda,
que la de campo deja huellas que perduran,
que la citadina se acumula entre el cemento y la fatiga.

Descubrí que toda lluvia es mensajera,
que la campesina es intempestiva
y calculadora la citadina,
que entre ambas se descubren y se aman,
que son de agua
de cielo,
misteriosas como necesarias 


IV
Me habrá tomado la delantera esa brisa que me anuncia tu llegada,
habrá pasado ya sin que yo la sienta en mis mejillas
Sin ella me es difícil descubrir tu morada,
el sitio en el que guardas para mí un pedazo de felicidad.

Brisa mensajera, se habrá perdido en el laberinto de la existencia,
quizás quien se ha perdido es quien te busca con tanto afán,
que te supone cerca y siempre lejos,
como se suponen los desconocidos peregrinos del mundo entero

Publicado en la Revista Boreales Nr. 1, Octubre 2010

11 comentarios:

  1. Hermosos los versos, especialmente me agrado: "Es la hora de la espera,
    y espero el abrazo que me proteja,
    que me dé compañía en el tiempo de mi soledad
    la mano que antes amante, me dé calor"... sublime.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ana por pasarte por mi blog y dejarme un comentario, me he quedado un ratito para leerte y he descubierto que escribes muy bien. El poema genial. La entrada de Frida me ha encantado.Creo que tengo que venir más veces.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué sorpresa tan maravillosa me han obsequiado esta mañana de invierno, gracias inmensas por sus comentarios y por darse una vueltita por aquí, siempre bienvenidos/as!!!
    Un beso,
    Ana Rosa

    ResponderEliminar
  4. Es un placer venir y quedarme, Ana Rosa. Tus palabras tienen fuego y los versos anteriores son deliciosos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Isabel, yo también me sentí a gusto con tus letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Magnifico. Es un poema con mucho "cuerpo", con imágenes importantes. Y tiene una dulce manera de "contar" las cosas, el paso de la vida, el impacto de los sentimientos. "Ocurrencias", momentos, vivencias ...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Ana Rosa:

    Estupenda tu poesía, es un gusto leer cada uno de rus versos.

    Gracias por visitarme, felices fiestas navideñas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por tu comentarios, Pilar, de verdad que me alegra muchísimo que te pases por aquí.

    Y a ti, Rafael, lo mismo, les deseo a ambos también una feliz navidad.

    Aquí un enlace, por si les interesara saber cómo he festejado las últimas nueve navidades de mi vida. http://decadadeautoexilio.blogspot.com/

    Un abrazo,

    Ana Rosa

    ResponderEliminar
  9. Hola Ana: Aunque no soy muy afecto a la poesía romántica como tal, creo que eso que le decían los poetas de Gesta Bárbara acerca de la sustancia poética y el sentido verdadero de los versos, es hacer sentir lo que se entiende y no hacer entender lo que se siente; si es así, me gustó mucho aunque como ya te dije, prefiero la poesía negra, apocalíptica, faúnica, erótica, depresiva y si es toda esa como algunos poemas de C. Mendizabal o J.C Orihuela, pues mejor!! jeje
    Saludos, gracias por visitar mi blog y enlazare el tuyo para seguirlo.
    Abrazos.
    Oscar Martínez. A. ElperroRabioso.

    ResponderEliminar
  10. Querido Perro con Rabia:
    Gracias por enlazarme!!!
    Un abrazo,
    Ana Rosa

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...