jueves, 24 de mayo de 2012

Definitivo

¿Estás segura?, le preguntó él. Sí, respondió ella sin dejar de mirarlo directamente a los ojos. El silencio, como no podía ser de otra manera, no dijo nada y se acomodó cómodo para incomodar. Entonces él se desplomó sobre la banca del parque y ella se fue caminando sin mirar atrás.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...